Comunicación protocolaria y habilidades diplomáticas para las negociaciones y las relaciones institucionales en el nuevo escenario internacional del siglo XXI

Asistimos a un nuevo escenario internacional sin precedentes convirtiéndonos en piezas claves y estratégicas en un tablero de ajedrez donde nuestros movimientos y acciones repercuten en nuestro propio sello de identidad. La forma de relacionarnos se adapta a pasos agigantados a una realidad patente, cuyo máximo objetivo es transmitir nuestro mensaje por doquier, estar presentes en el contexto internacional y aportar unos valores diferenciales en este mundo globalizado. La denominada “escenografía protocolar y diplomática” – esa comunicación intangible y tangible en nuestras negociaciones y relaciones- aporta una serie de herramientas estratégicas que han de ser usadas en perfecta consonancia y armonía para que tanto instituciones como empresas transmitan confianza, credibilidad y veracidad a su público objetivo.

El protocolo es la herramienta óptima que permite la representación plástica y visual del poder con un objetivo muy claro y definido: crear una percepción positiva por parte de los públicos. Por tanto, el protocolo (incluyendo la diplomacia) se convierte en el ente que moldea, contextualiza y pone en el primer punto de mira el mensaje que instituciones y empresas quieren transmitir. El protocolo se embriaga de la comunicación verbal, escrita y no verbal para dar forma y entidad a un mensaje que necesita y quiere traspasar fronteras, lenguas y culturas diametralmente opuestas.

 American Intelligence Group, en colaboración con Protocol & Diplomacy Consultancy ofrece las herramientas estratégicas para que esa “escenografía protocolaria y diplomática” se convierta en el punto de partida de instituciones públicas/privadas y empresas; garantizando “la excelencia, el compromiso y la ética profesional” al más alto nivel en el fortalecimiento de las presentes y futuras negociaciones en el panorama internacional. Pero, ¿qué beneficios aporta en un mundo globalizado y cambiante la comunicación protocolaria y las habilidades diplomáticas?

  1. Refuerzo de la imagen corporativa a nivel nacional e internacional.
  2. Mejora de los procesos de comunicación externa e interna.
  3. Rentabilidad y productividad en los procesos comunicativos y de negociación.
  4. Transmisión de valores como la credibilidad y la confianza mediante el uso de las habilidades diplomáticas y protocolarias para las negociaciones y actos corporativos.

En el ámbito institucional, concretamente para la Administración Pública, Embajadas y Consulados, American Intelligence Group y Protocol & Diplomacy Consultancy materializan la denominada “escenografía protocolar y diplomática” a través del asesoramiento y la formación con objeto de crear una uniformidad comunicativa:

  1. Funcionariado: comunicación escrita, verbal y no verbal en el desarrollo de sus actividades diarias (intervenciones públicas, actos institucionales, redes sociales, etc.). El capital humano de la propia institución se convierte, por tanto, en una ramificación de esa imagen institucional que se adentra en el público objetivo.
  1. Personal de gestión y servicios, miembros y componentes de la unidad familiar diplomática: el principal objeto es evitar imprevistos, malentendidos o simplemente no saber cómo actuar o interactuar con personalidades del ámbito internacional. Conocer los usos y costumbres del país receptor se convierte en una de las piezas claves para el entendimiento en las negociaciones internacionales.
  1. Agregadurías comerciales: el objetivo del asesoramiento y la formación se centran en estrechar los lazos comerciales y de negociación con las distintas empresas; manteniendo dicha unión a lo largo del tiempo. El cómo, el dónde y el cuándo se convierten en las principales máximas para utilizar de forma óptima esas herramientas estratégicas en los procesos de negociación internacional.

Las instituciones juegan un papel primordial a nivel social, económico y político (entre otros) donde la reputación es un valor muy cotizado. El mantenimiento de la veracidad, la credibilidad y la cercanía al público objetivo se convierte en máxima prioridad debido también a la nueva era tecnológica y digital en la cual estamos inmersos. Usar las herramientas estratégicas apropiadas hacen que las propias instituciones proyecten su imagen y sello de identidad a lo largo del tiempo; impregnando unos valores en su entorno social e internacional.

A nivel empresarial, el protocolo y las habilidades diplomáticas tienen mucho que aportar al respecto debido a la internacionalización de las empresas en una economía globalizada. Interactuar y negociar con culturas de muy diverso origen suponen todo un reto para la consolidación de la imagen corporativa y proyección de un sello de identidad sin precedentes. American Intelligence Group y Protocol & Diplomacy Consultancy también ponen a disposición del mundo empresarial esa “escenografía protocolaria y diplomática” para las negociaciones internacionales y las relaciones institucionales mediante la consultoría y la formación. El objetivo principal en el proceso de internacionalización de las empresas es focalizar también los procedimientos en todo el capital humano de forma transversal:

  1. Atención al cliente: siendo uno de los primeros contactos entre la empresa y el público objetivo, la formación en temas de habilidades diplomáticas se convierte en un requisito indispensable. En este caso, la proyección de la identidad de la propia empresa se manifiesta también a través de una comunicación protocolaria con objeto de crear vínculos de negocio a largo plazo.
  2. Secretaría de Dirección: juega un papel fundamental para consolidar esa comunicación protocolaria y habilidades diplomáticas en relación con los distintos actores involucrados en posibles acuerdos, firmas de convenios y negocio, etc. dando lugar a la consolidación de unas eficaces relaciones institucionales. Dichas habilidades comunicativas y protocolarias se traducen en la proyección de “fiabilidad y credibilidad” por parte de la empresa en cuestión con el resto de su entorno y tejido empresarial.
  3. Alta Dirección: preparar al CEO en materias de comunicación protocolaria y habilidades diplomáticas se convierte actualmente en un requisito sine qua non ya que éste se convierte en el propio embajador de su empresa (denominado “diplomático corporativo). Cómo actuar, qué comunicar y cómo comportarse en contextos multiculturales proyectan el sello de identidad y valores de la entidad a la que representa. Una negociación es fructífera cuando el propio CEO es conocedor y ejecuta a la perfección el protocolo y la diplomacia en contextos internacionales. En definitiva, es su mejor carta de presentación.
  4. Expatriados: suponen la proyección de toda la cultura y filosofía empresarial en el exterior con objeto de crear relaciones comerciales que perduren en el tiempo. Poner en contexto a este tipo de directivos e inculcarles los valores protocolarios y habilidades diplomáticas a nivel internacional suponen fortalecer y estrechar aún más el mundo de los negocios.

Las habilidades diplomáticas y protocolarias tanto en el mundo empresarial como institucional mejoran las relaciones y la imagen en el panorama tanto nacional como internacional; convirtiéndose en un requisito sine qua non en materia de negociación. Los tiempos cambian y hemos de adaptarnos a la nueva realidad para generar “puentes de entendimiento común” a través de herramientas estratégicas de comunicación protocolaria y diplomática.

En este sentido, American Intelligence Group y Protocol & Diplomacy Consultancy se convierten en la llave maestra para la Administración Pública, instituciones y el mundo empresarial.

 

Pedro L. Sánchez

Protocol & Diplomacy Consultancy

www.pedrolsanchezconsultancy.com

Tlf. + 34 646259259

 

Compartir

Agregue sus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *