Diplomacia y negociación internacional: una necesidad emergente para las empresas del siglo XXI

Objetivo: La rentabilidad y expansión empresarial a través del protocolo y las habilidades diplomáticas en las negociaciones internacionales.

En el siglo XXI la internacionalización de las empresas se convierte en una necesidad imperiosa debido a la propia evolución y necesidades de las compañías, apertura de mercados y extensión de sus actividades. Nos dirigimos hacia una globalización empresarial mucho más exigente donde las empresas deberán proyectar sus valores y su sello de identidad traspasando cualquier tipo de frontera física o digital con objeto de crear sólidas relaciones de negociación a largo plazo o bien consolidar las ya existentes. En este proceso, las habilidades comerciales y de negociación suponen todo un reto para estar a la altura en un escenario internacional que intenta adaptarse paulatinamente.

No obstante, el protocolo y las habilidades diplomáticas se convierten en herramientas estratégicas que constituyen a su vez la base de los procesos de negociación en la internacionalización de las empresas. Es ahora más que nunca cuando nuestra forma de relacionarnos e interactuar en el mundo empresarial sienta precedentes para la firma de un acuerdo o el cierre de una negociación fructífera. Nada es casual ya que nuestras habilidades en materia protocolar y diplomática han de recrear la escenografía perfecta para que empresas procedentes de culturas y sociedades diametralmente opuestas encuentren puntos de unión en materia de negociación.

En este sentido, American Intelligence Group y en colaboración con Protocol & Diplomacy Consultancy ponen a disposición de empresas, incluyendo las que se encuentran en el proceso de internacionalización, el asesoramiento y la formación con objeto de crear auténticas habilidades diplomáticas y protocolarias para sus negociaciones tanto nacionales como internacionales. Planificar y, posteriormente, ejecutar el mensaje y el objetivo empresarial a través de las habilidades mencionadas anteriormente en materia de negociación suponen contar con todo el capital humano de la entidad en cuestión. En caso contrario, las empresas se enfrentarán a un gran abismo en las relaciones de negociación al no contar con una diplomacia empresarial real y tangible que se traduzca en máximo beneficio.

1. Atención al cliente: siendo uno de los primeros contactos entre la empresa y el público objetivo, la formación en temas de habilidades diplomáticas se convierte en un requisito indispensable. En este caso, la proyección de la identidad de la propia empresa se manifiesta también a través de una comunicación protocolaria con objeto de crear vínculos de negocio a largo plazo.

2. Secretaría de Dirección: juega un papel fundamental para consolidar esa comunicación protocolaria y habilidades diplomáticas en relación con los distintos actores involucrados en posibles acuerdos, firmas de negocio, etc. dando lugar a la consolidación de unas eficaces relaciones institucionales. Dichas habilidades comunicativas y protocolarias se traducen en la proyección de “fiabilidad y credibilidad” por parte de la empresa en cuestión con el resto de su entorno y tejido empresarial.

3. Alta Dirección: preparar al CEO en materias de comunicación protocolaria y habilidades diplomáticas se convierte actualmente en un requisito sine qua non ya que éste se convierte en el propio embajador de su empresa. Cómo actuar, qué comunicar y cómo comportarse en contextos multiculturales proyectan el sello de identidad y valores de la entidad a la que representa. Una negociación es fructífera cuando el propio CEO es conocedor y ejecuta a la perfección el protocolo y la diplomacia en contextos internacionales. En definitiva, es su mejor carta de presentación.

4. Expatriados: suponen la proyección de toda la cultura y filosofía empresarial en el exterior con objeto de crear relaciones comerciales que perduren en el tiempo. Poner en contexto a este tipo de directivos e inculcarles los valores protocolarios y habilidades diplomáticas a nivel internacional supone fortalecer y estrechar aún más el mundo de los negocios.

Las habilidades diplomáticas y protocolarias en el mundo empresarial mejoran las relaciones y la imagen; dando como resultado la mejora en la rentabilidad y la expansión de la empresa. De esta manera, se consolidan las relaciones comerciales entre las empresas e instituciones; añadiendo un valor diferencial: “generar negocio mediante herramientas estratégicas”.

 

Pedro L. Sánchez

Protocol & Diplomacy Consultancy

www.pedrolsanchezconsultancy.com

Tlf. + 34 646259259

Compartir

Leer comentarios

Agregue sus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *